LAS MUJERES EN LA FILOSOFÍA. Capítulo III: TÉANO DE CROTONA. Por Óscar Humberto Gómez Gómez, Miembro de la Academia de Historia de Santander y del Colegio Nacional de Periodistas Seccional Santander.

TÉANO DE CROTONA

Cualquier estudiante de bachillerato ha oído mencionar a Pitágoras. Prácticamente ninguno, en cambio, tiene idea acerca de quién fue Téano.

O Teano —sin tilde—, según algunos.

Pues bien: Téano —como preferimos llamarla— era la esposa de Pitágoras, o Pitágoras de Samos (aunque algunos afirman que era su hija y le atribuyen ser la esposa de otro).

PITÁGORAS o PITÁGORAS DE SAMOS // Escultura de yeso // Museos Capitolinos. Foro Romano // Siglo II o I a. C.

Pero más que eso —esposa o hija de Pitágoras—, fue la más sobresaliente de las pitagóricas, esto es, de las mujeres pertenecientes a la hermética escuela que fundó y dirigió el gran filósofo y matemático griego hasta su muerte.

Había nacido en Crotona (aunque algunos sostienen que nació en otro lugar).

La historiografía reconoce que a su talento se deben no pocos de los conceptos filosóficos y matemáticos atribuidos a su ilustre esposo y maestro. Empero, no ha sido fácil desentrañar cuáles exactamente fueron sus aportes, pues la forma como funcionaba la escuela obligaba al total hermetismo y la autoría de las contribuciones intelectuales de los pitagóricos y las pitagóricas le pertenecían a la escuela.

En todo caso, a la muerte de Pitágoras (o Pitágoras de Samos), Téano de Crotona asumió la dirección de la famosa escuela filosófica y matemática.

Es considerada por la Historia la primera mujer matemática del mundo.

[CONTINUARÁ]

Esta entrada fue publicada en Filosofía, Historia, Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *