EL TOGADO MALO. Por: El Diablillo del Parnaso.

Un togado sin criterios salomónicos,
Recargado de diplomas académicos,
Con principios de moral bastante anémicos,
Y autor de proveídos antagónicos,

Cual monarca de los tiempos babilónicos,
Imponía en su función vicios endémicos,
Y sus yerros eran tantos y sistémicos,
Que ya andaban los derechos semi-agónicos.

Los juristas se quedaban siempre afónicos,
Con discursos – generosos o lacónicos -,
Mas, como él andaba en tratos antihigiénicos,

Con apoyo en argumentos ferropénicos,
Los tildaba de abogados neurasténicos,
Pues tan solo para el mal tenía ojos biónicos.

____________

[CONTINUARÁ]

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *