Año 1855: THOMAS REED, FRUSTRADO, SE VA DE COLOMBIA PARA SIEMPRE. “LAS VICISITUDES DE LA ARQUITECTURA NACIONAL EN LA CONVULSIONADA HISTORIA DE COLOMBIA”. Casa de Bolívar, jueves 21 de septiembre.


Transcurre el año 1855 y el arquitecto danés Thomas Reed, entristecido, decepcionado y con la amargura que desencadena la sensación del fracaso, se va de Colombia para siempre. Atrás ha quedado el sueño de ver realidad la que pensaba que sería su obra más importante de la vida: el Capitolio Nacional, en el costado sur de la Plaza de Bolívar en Bogotá, de cuyo diseño había sido el autor. Sus planos habrán de desaparecer inexplicablemente.

La primera piedra se había puesto ocho años atrás, en 1847. Empero, la guerra civil – una de tantas – había interrumpido los trabajos en 1851.

Marchado el arquitecto Reed, la paralización de los trabajos y el consiguiente estado de abandono seguirá hasta completar 20 años. El Capitolio a medio hacer empezará a ser llamado “El enfermo de piedra” y la prensa dirá de las obras abandonadas que son “ruinas que deshonran”.

La importante obra oficial se le encomendará, entonces, en 1871, a un “maestro” albañil.

Empero lo que el “maestro” construya, será tan feo y estará tan mal hecho, que tendrá que ser demolido.

La Academia de Historia de Santander revivirá, el jueves 21 de septiembre, a las 6:30 p.m., el tortuoso devenir histórico que tuvo  que afrontar hasta hoy -y que sigue afrontando- una de las profesiones más hermosas de la humanidad, la profesión que condensa los sueños por un país más bello y habitable para todos. Lo hará en la conferencia titulada “LAS VICISITUDES DE LA ARQUITECTURA NACIONAL EN LA CONVULSIONADA HISTORIA DE COLOMBIA“, que estará a cargo del director de este portal, Miembro Correspondiente de la Institución.

El acto, que tendrá entrada libre, será presidido por la Junta Directiva de la entidad, encabezada por Don Miguel José Pinilla Gutiérrez, en su condición de Presidente de la Academia de Historia de Santander, y Don Juvenal Fonseca Moreno, Secretario de la augusta corporación.

[ILUSTRACIÓN: Relieve en bronce de Ferdinand von Miller (1813-1887), elaborado en Munich (1881), ubicado en el patio Mosquera del Capitolio Nacional de Colombia. El Arzobispo Manuel José Mosquera bendice la primera piedra para la construcción del Capitolio. Thomas Reed aparece en el costado inferior derecho sosteniendo los planos].

Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *