PESTILENCIA. Por: El Diablillo del Parnaso.

Si se le encarga a un bandido
La lucha anticorrupción,
¡Qué va esta pobre nación
A eliminar lo podrido!

Ahora le caen al caído,
Mañana le dan el perdón,
Y luego, hay tal pudrición,
Que irá el delito al olvido.

Pregunto (y no es una chanza):
¿Es que el sueldazo no alcanza?
¿Son muy escasos millones?

Si así se entiende y se anuncia,
¡Presenten ya su renuncia,
Mis honorables bribones!

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *