ODEBRECHT (II). Por: El Diablillo del Parnaso.


Con tan solo un otrosí

triplicaron los millones

y aumentaron por montones

de ganancia el frenesí.

 

No bastó que por aquí

tengan queso los ratones,

eran más las ambiciones,

por eso actuaron así.

 

Yo entretanto me pregunto

en qué parará este asunto,

si en celda, fuga o mansión,

 

Y acepto, de corazón,

No haber visto en mi nación

a tanto pícaro junto.

 

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *