EL COSCORRÓN. Por: El Diablillo del Parnaso.

DIABLO

Por causa de un bofetón

que Patton le dio a un soldado,

el héroe fue relevado

y casi acaba en prisión.

 

Aquí por un coscorrón,

contra un escolta aguzado,

al arrogante escoltado

le bastó decir: “perdón”.

 

Se vio que fue un pisotón

por un empujón mal dado,

pero obviamente el pisado

aprovechó la ocasión,

 

Y en discurso de cajón,

con el agredido al lado,

tergiversó lo pasado

y ¡ aseguró su elección !

 

Está esta pobre nación

hundida ya en el zanjón

y sigue el pueblo engañado

 

dando gracias a un patrón

que reparte por montón

lo que nada le ha costado.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *