LA PAILA MOCHA. Por: El Diablillo del Parnaso.

diablillo

El fútbol es el nuevo opio del pueblo.

diablillo

Por el fútbol, la gente se aleja cada vez más de sus seres cercanos, y lo hace precisamente cuando estos con mayor urgencia necesitan de su compañía, de su calidez y de su consejo.

diablillo

No se entiende, en efecto, —al menos a primera vista— por qué personas que seguramente ni han conocido, ni jamás conocerán Europa, que apenas sobreviven con el salario mínimo legal —si es que el desempleo no les impide ganar al menos eso— prefieren estar al tanto, con asombroso interés, de cuántos millones pagará un club europeo por la nueva adquisición para ensanchar su fabuloso negocio, y desentendidos completamente de, pongamos por caso, las carencias de amor que padecen sus hijos.

diablillo

Claro que esa afición desmedida no es de ahora, ni nació tampoco cuando los jugadores colombianos comenzaron a ser contratados por los cuadros del exterior. También ha sido local.

diablillo

Me cuentan, por ejemplo, de un sujeto que cuando llegaba a su casa procedente del estadio Alfonso López y había perdido el Atlético Bucaramanga, se desquitaba con su familia: cogía a su mujer y a sus hijos a patadas.

diablillo

Ojalá no se extienda semejante peste a los nuevos hinchas furibundos de los equipos extranjeros donde juegan colombianos, equipos que hasta hace poco por aquí no le importaban a nadie.

diablillo

Ya he sabido sobre discusiones acaloradas y hasta amistades venidas a menos solo por haberse ventilado con desenfrenada pasión e innecesaria hostilidad si es mejor el portugués Cristiano Ronaldo o el argentino Lionel Messi.

diablillo

Confiemos en que no se pase a las manos.

diablillo

O -como tanto gusta por aquí- a las armas.

Esta entrada fue publicada en Periodismo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *