¿Se deben establecer velocidades máximas diferenciales? Por Óscar Humberto Gómez Gómez, Miembro del Colegio Nacional de Periodistas.

El observar de manera reiterada que a lo largo de la autopista Piedecuesta – Floridablanca, de la autopista Floridablanca – Bucaramanga, de la vía Bucaramanga – Girón y del Anillo Vial, numerosos vehículos pesados (tractocamiones, camiones, furgones, volquetes, etcétera) circulan por la izquierda y a altas velocidades, nos condujo a reflexionar acerca de los enormes peligros que ello está significando para la vida e integridad física de los demás viajantes e, incluso, de los peatones que todavía se aventuran a ejercer el derecho de caminar por las áreas que, a lado y lado de aquellas vías públicas, se suponen existentes con tal fin.

Esas reflexiones nos hicieron rememorar nuestras ya lejanas clases de Física, particularmente de Mecánica, y más especialmente de Dinámica, lo cual a su vez nos condujo a ahondar en el tema con unas buenas fuentes de información. Resultado de todo esto son las siguientes consideraciones:

Empíricamente, es evidente que si dos vehículos, uno pesado y uno liviano, descienden a la misma velocidad, no es lo mismo detener el pesado que el liviano: seguramente, el liviano se detendrá con mucha más facilidad que el pesado.

Lo anterior ocurre porque si bien ambos tienen la misma velocidad, dada su diferencia de masa el momento es diferente en cada uno de ellos: el momento del vehículo pesado es considerablemente mayor que el momento del vehículo liviano.

Es, entonces, bien discutible que se permita por igual tanto a un tractocamión como a un Spark ir a la misma velocidad máxima, pongamos por caso 80 km/Hora (ya se está hablando de elevar la velocidad máxima en carretera a 120 Km/Hora), pues cuando se vean precisados a frenar, al conductor del tractocamión le va a ser mucho más difícil lograr que su pesado automotor se detenga, que al conductor del Spark.

Por eso, como nos explica el ingeniero Óscar Fernando Gómez, magíster en Ingeniería de la Universidad de los Andes y docente de la UPB, “en riguroso sentido, si fuera viable, no deberían establecerse velocidades máximas, sino momentos máximos”.

Ello nos conduce a una conclusión, compartida por ambos: dado que no es posible, por razones prácticas, establecer momentos máximos, al menos debería el Estado fijar velocidades máximas diferenciales.

De esta manera, además de la obligación que ya existe de que los vehículos pesados deben circular POR LA DERECHA, NO POR LA IZQUIERDA, debería establecerse que circularan a una velocidad máxima DIFERENTE de la velocidad máxima a la que pueden circular los vehículos pequeños.

O, al menos —y aunque todo exceso de velocidad se debería perseguir con firmeza— el control debería ser más riguroso respecto de los vehículos pesados.

“La cantidad de movimiento, momento lineal, ímpetu o momentum —leemos en Wikipedia— es una magnitud física fundamental de tipo vectorial que describe el movimiento de un cuerpo en cualquier teoría mecánica. En mecánica clásica, la cantidad de movimiento se define como el producto de la masa del cuerpo y su velocidad en un instante determinado.

Históricamente, el concepto se remonta a Galileo Galilei. En su obra Discursos y demostraciones matemáticas en torno a dos nuevas ciencias, usa el término italiano impeto, mientras que Isaac Newton en Principia Mathematica usa el término latino motus1 (movimiento) y vis motrix (fuerza motriz). Momento y momentum son palabras directamente tomadas del latín mōmentum, término derivado del verbo mŏvēre ‘mover’.

(…)

La definición concreta de cantidad de movimiento difiere de una formulación mecánica a otra: en mecánica newtoniana se define para una partícula simplemente como el producto de su masa por la velocidad, en la mecánica lagrangiana o hamiltoniana se admiten formas más complicadas en sistemas de coordenadas no cartesianas, en la teoría de la relatividad la definición es más compleja aun cuando se usan sistemas inerciales, y en mecánica cuántica su definición requiere el uso de operadores autoadjuntos definidos sobre un espacio vectorial de dimensión infinita.

(…)

En mecánica newtoniana, la forma más usual de introducir la cantidad de movimiento es como el producto de la masa (kg) de un cuerpo material por su velocidad (m/s), para luego analizar su relación con las leyes de Newton. No obstante, tras el desarrollo de la física moderna, esta manera de operar no resultó ser la más conveniente para abordar esta magnitud fundamental. El defecto principal es que esta definición newtoniana esconde el concepto inherente a la magnitud, que resulta ser una propiedad de cualquier ente físico con o sin masa, necesaria para describir las interacciones. Los modelos actuales consideran que no sólo los cuerpos másicos poseen cantidad de movimiento, también resulta ser un atributo de los campos y los fotones.

(…)

Cantidad de movimiento en mecánica clásica

Mecánica newtoniana

Históricamente el concepto de cantidad de movimiento surgió en el contexto de la mecánica newtoniana en estrecha relación con el concepto de velocidad y el de masa.

En mecánica newtoniana se define la cantidad de movimiento lineal como el producto de la masa por la velocidad:

\mathbf{p} = m \mathbf{v}

La idea intuitiva tras esta definición está en que la “cantidad de movimiento” dependía tanto de la masa como de la velocidad: si se imagina una mosca y un camión, ambos moviéndose a 40 km/h, la experiencia cotidiana dice que la mosca es fácil de detener con la mano mientras que el camión no, aunque los dos vayan a la misma velocidad. Esta intuición llevó a definir una magnitud que fuera proporcional tanto a la masa del objeto móvil como a su velocidad.

(…)”.

En el caso concreto de los vehículos pesados, consideramos que la mecánica newtoniana es suficiente para explicar el por qué de nuestra inquietud acerca no solo de lo que está ocurriendo en nuestras vías públicas (entendiendo que el problema es tanto en el área metropolitana de Bucaramanga como en el resto del país), sino de la despreocupación que están exhibiendo las autoridades de tránsito para enfrentar con decisión este problema.

[FUENTES: Wikipedia, la enciclopedia libre. Fundación Wikimedia, Inc, Washington (D.C.) USA]. //Ing. Óscar Fernando Gómez, Ingeniero Electrónico de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), Magíster en Ingeniería de la Universidad de los Andes; profesor de planta UPB //.

Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Se deben establecer velocidades máximas diferenciales? Por Óscar Humberto Gómez Gómez, Miembro del Colegio Nacional de Periodistas.

  1. Rodolfo Rueda Vásquez dijo:

    Aparte del enredo que se armo en la descripción, a manera de conclusión, esta bien los del establecimiento de las velocidades máximas diferenciales con respecto al peso o a la masa, pero también se deben establecer no solo en los momentos, sino en los espacios.
    Pasando por antes y después de Natura exigen 20, sube a 60, pasa a 30, y 20, para luego ser ponchado por el equipo de radar de velocidad que algún funcionario maneja camuflado o escondido como cualquier mercenario, sin control de calibración metrologica y sin capacitación alguna – obligados legalmente a portar, para así poder sancionar a cualquier conductor o vehículo como ocurre en estos casos.

  2. Héctor Hernández Mateus dijo:

    La vía misma entre Piedecuesta – Floridablanca es la limitante para la velocidad de todo tipo de vehículo. La falta de técnica vial idónea, dada la restricción plena de los terrenos, impuesta por un personaje ya desaparecido, hace que sea un matadero cuando se circula en los dos sentidos.
    La vía Girón – Floridablanca es una equivocada pista de carreras que, sin retornos, pasos peatonales, ciclo ruta, bermas y bahías, es otra ruta de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *