La casa en que crecí. Por José Manuel Guaracao González.

Voy rumbo a mi sitio de labores
y por cosas del destino
encuentro en mi camino
la casa de mi infancia y mis albores.

Si pudieran comprender hoy sus vecinos
que esas paredes, pisos y techos
fue en donde nací y tuve mi primer lecho,
vi la luz y de las aves escuché sus trinos.

Cómo olvidar los cuidados de mi madre
y la distribución de la casa por dentro,
sus paredes de tapia y el patio en cemento,
sus habitaciones y el retorno de mi padre.

Aún recuerdo esa mi primera estancia
y el árbol en medio del solar,
el perro que no dejaba de ladrar
y el miedo que me infundía a la distancia.

Allí están los fantasmas que me aterraban,
las sombras en noches y madrugadas,
el sonido de pólvora en desfiles y alboradas,
la soledad, cuando mis padres se alejaban.

Cómo olvidar aquel humilde recinto,
que para mí era un regio castillo,
en donde había cuidados y cariño,
con olor a chocolate y café tinto.

En mi mente aún está grabado
el baldosín que cubría ese basto suelo,
mis rabietas y mi llanto de desconsuelo
cuando me sentía solo y abandonado.

Ahora el pito de un auto ha sonado,
ese ruido de mi evocación me ha sacado.
Debo continuar, el semáforo ha cambiado,
la vida ha transcurrido y el tiempo ha pasado.

Esta entrada fue publicada en La pluma ajena. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *