ESCÁNDALO. Por: El Diablillo del Parnaso.

No se ha de ejercer la Abogacía
a punta de secretas reuniones,
ni enviando la moral de vacaciones,
ni haciendo que circule la alcancía.

No es justo que si el justo se confía
tan solo en lo que escribe en sus renglones,
haya otros maquinando en los rincones
con aquellos que justicia harán un día.

O el Derecho, como el sol, alumbra a todos,
incluyendo a izquierdistas y a ultragodos,
o se vuelve la Justicia pacotilla.

La cuestión es así de bien sencilla,
pues si no tengo razón, es pesadilla
que me pongan a ganar de todos modos.

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *