EL NOBEL. Por: Óscar Humberto Gómez Gómez.


El premio que a Jorge Luis

Hasta el final le negaron,

A un roquero otorgaron,

Y no se ve muy feliz.

 

Unos lo llaman “desliz”,

Otros dicen: “se pifiaron”,

Otros gritan: “¡acertaron!”,

Y un músico exclama: “!Bis!”.

 

De hoy al tiempo de antes,

Con Víctor Hugo y Cervantes,

Me desplazo, pasajero

 

Del raudo tren de la historia,

Y entiendo por qué la gloria

De Shakespeare, Goethe y Homero.

 

[Mesa de las Tempestades, sábado 22 de octubre de 2016].

___________

[ILUSTRACIÓN: Reverso de la medalla correspondiente al Premio Nobel de Literatura].

Publicado en Poesía | Deja un comentario

EL PECADO ORIGINAL. Por: El Diablillo del Parnaso.


Esta es mi historia, señores,

Sobre este berenjenal,

Que fue un Edén terrenal

Exento de sinsabores.

 

En el principio fue lodo

El hoy petulante hombre,

Adán le dieron por nombre

Y se lo entregaron todo:

 

La tierra, el agua y el aire,

El ser inmortal y sano,

Y el poder sentirse ufano

De su figura y donaire.

 

Mas como todo fatiga

Cuando se tiene bastante,

Le surgió el interrogante

De algún amigo…o amiga.

 

También le nació la duda

En torno a tener vecino,

Si no sería un desatino

Contar con alguna… ayuda.

 

Así que, pese a leones

Que a él jamás atacaron,

De aves que le cantaron

Mejor que “Rolling Stones”,

 

A pesar de su riqueza,

De su sin par monopolio,

De hallarse lejos del polio

Y cerca de la pereza,

 

Le dio, a la postre, tristeza

De verse capitalista,

Señor feudal y esclavista

En semejante belleza.

 

Andaba, pues, cacoquimio,

Mas nunca quiso el Eterno

Para su Edén ese infierno

Que llaman hoy condominio.

 

Por eso, de una costilla

Solo le dio a una tal Eva,

Y Adán, con vecina nueva,

Creyó la cuestión sencilla.

 

Hasta que fue la caída

Y adiós, inmortalidad,

Bienvenida, enfermedad,

Y hasta la muerte, la vida.

 

Se fue la tranquilidad,

Los echaron del Edén,

Y quedaron al vaivén

Del bien y de la maldad.

 

La cosa, según me han dicho,

Fue por culpa del pecado,

Por haber Eva tentado

A Adán con cierto capricho.

 

La que habló fue la culebra,

Fue ella la que la indujo

Y de ahí nació el embrujo

Que tiene siempre la suegra.

 

De un árbol tenían prohibido

Comer, y los dos comieron,

Los dos desobedecieron,

Vino, entonces, lo advertido:

 

Para castigar a Adán,

Y a aquel hogar solitario,

Mi Dios creó el vecindario

Igual que al primer… patán.

 

Mas como si fuese poco,

Al cuerpo le impuso males

Y aquí sentaron reales

Enfermo, médico y loco,

 

Pues en la tierra divina

Que llamaban Paraíso

El Gran Hacedor no quiso

Saber de la Medicina.

 

Llegó la administración,

vinieron las asambleas,

Las roscas y las peleas,

El ruido y la desazón,

 

Y en cuestiones de salud,

Los achaques, los dolores,

Las citas con los doctores

Y de gastos un alud.

 

Son, entonces, pena al mal,

Por eso nunca harán bien,

A más de la tal ley cien,

La propiedad horizontal.

 

El conjunto y la ley cien

Han sido siempre un castigo,

Así que recen conmigo

Porque se los lleve el tren,

 

Y pidámosle al Creador

Que, por favor, nos perdone

Y por siempre nos condone

Tener que ir al doctor.

 

 

He evocado esta mañana

La historia de Adán y Eva

Que no conformes con breva

Les dio por comer manzana,

 

Y a la vida, que era sana,

Sin vecinos, ni doctor,

La volvieron este horror

Con que pagamos su gana.

Publicado en Poesía | 2 comentarios

EL SERENATERO. Por: El Último Guane.


Viejo y triste cantor de serenatas,

Me apena tu guitarra desgastada,

La húmeda expresión de tu mirada

Y que ya no cantes hoy sin que te abatas.

 

Viejo alegre de ayer, los papanatas

Que te oyen sin que les merezcas nada

Son fulanos de conciencia almidonada

Que mañana habrán también de verse a gatas.

 

Ya no llores, viejo enfermo, tu abandono,

Sube el ánimo, maestro, baja el tono,

¿Para qué cantar tan alto sin oyentes?

 

Ajústate otra vez tus feos lentes,

Que vuelvan a reír tus pocos dientes,

¡Tú sigues siendo el rey: ocupa el trono!

_____________

[ILUSTRACIÓN: VIEJO GUITARRISTA. Pablo Picasso. 1903. Óleo sobre tabla. The Art Institute. Chicago, Illinois (USA). ]

Publicado en Poesía | 3 comentarios

ODEBRECHT (II). Por: El Diablillo del Parnaso.


Con tan solo un otrosí

triplicaron los millones

y aumentaron por montones

de ganancia el frenesí.

 

No bastó que por aquí

tengan queso los ratones,

eran más las ambiciones,

por eso actuaron así.

 

Yo entretanto me pregunto

en qué parará este asunto,

si en celda, fuga o mansión,

 

Y acepto, de corazón,

No haber visto en mi nación

a tanto pícaro junto.

 

 

Publicado en Poesía | Deja un comentario

DUBITACIÓN. Por: El Último Guane.


Yo gritaba “¡libertad!”,

Y amaba de corazón,

Yo luchaba con pasión

Por lo que llaman “verdad”.

 

Yo creía en la bondad,

En la paz, vana ilusión,

Y en que de amor un turbión

Sería un día realidad.

 

Hoy que tanto aquí yo he visto,

Que de ese tiempo ya disto

Muchos años, ya no sé

 

Si en eso que ayer pensé

Yo ya he perdido la fe

O es por eso que aún existo.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

CONSEJOS QUE DEBERÁ SEGUIR TODO GOBERNANTE QUE DE VERDAD ANHELE CONDUCIR A SU PUEBLO HACIA EL ABISMO (VI). Por: El Diablillo del Parnaso.


En el poder has de ser modernizado:

La cultura nacional manda al olvido,

Y ten en cuenta que el modelo es el bandido,

Que jamás se ha de imitar al hombre honrado.

 

Toda queja que tú escuches hazla a un lado,

En tu gobierno no hay burócrata torcido,

Y haz de cuenta que estás duro del oído

Si te informan que el erario fue asaltado.

 

Que sean solo para el pobre tus prisiones,

Para el resto vuelve celdas sus mansiones

Y haz que haya más y más desigualdades,

 

No hagas caso de las tales libertades,

De los derechos niega siempre sus bondades

Y a la justicia tú mantenla en vacaciones.

Publicado en Poesía | 3 comentarios

S.O.S. // Por VAGO.

Publicado en Caricatura | 4 comentarios

A MIREYA CUADROS. Por: El Último Guane.

La callejuela del barrio humilde

La iluminabas con tu belleza

Y eran mis penas menos amargas

Gracias al dulce de tu presencia.

 

Era la vida tu pelo al viento,

Y las pulseras en tus muñecas,

Aros sencillos de niña pobre,

Jamás mejores los de una reina,

 

Tus pies cautivos en tus sandalias,

Tus minifaldas, tus piernas bellas,

Era la vida el que tú me hablaras,

Era la vida el que me sonrieras.

 

 

Surcaba el aire “El venado de oro”

Con “La chispita”, arpa y trompeta,

“Los Golden Boys” y su gaita “Miryam”

Y el nuevo embrujo de ” La Chichera”,

 

Y yo tan solo muchacho pobre,

De ropa triste y pocas monedas,

Me sentía rico con solo verte

Rumbo a tu casa, linda Mireya.

 

 

Me fui del barrio, llegó el progreso,

Lo cambió todo la Providencia,

Y vino un mundo que no sabía

Ni imaginaba yo que existiera,

 

Y aquel muchacho de ropa triste,

Que te miraba como a princesa,

Se hizo hombre junto a los libros

Y escribió el libro de su existencia,

 

Entonces hubo ya pan y vino,

y ya hubo viandas sobre su mesa,

llegaron luego los oropeles

y la abundancia en la faltriquera,

 

Mas con el tiempo aprendió en la vida,

Rememorando la callejuela,

Que hay muchas formas de ser felices

Que no se compran con la chequera.

 

 

Hoy que me vienen a la memoria

Aquellos viernes y el “Hoy orquesta”,

No puedo menos que agradecerte

Que tú hayas sido mi gran riqueza.

 

Hoy vuelvo a ser el muchacho alegre

Que no tenía sino el problema

De no saber cuando tú pasaras

Cómo mirarte sin sentir pena,

 

Muchacho solo de ropa triste

Que jamás nunca sintió vergüenza

De no contar, como sus amigos,

Con la abundancia de su alacena,

 

Pues al mirarte, muchacha linda,

Andando presta hacia tu vivienda,

Era más rico que todos ellos

Porque tu risa no le era ajena.

 

 

Mireya, reina del barrio pobre,

Bálsamo, alivio de mis tristezas,

Que haya sido tu vida hermosa,

Como las rosas en primavera,

 

Sin los dolores del desencanto,

Sin el espanto de la tragedia,

Y que a tu alma sencilla y noble

Ni piense el mal en hacerle mella.

 

 

Hoy estoy lejos de aquella calle

y aún más lejos de aquella época,

Me encuentro inmerso en un mundo nuevo,

En otros años, en otras ferias,

 

Y, ¡ qué curioso !, he vuelto a verte,

Rumbo a tu casa, y en Nochebuena,

Y te he salido de nuevo al paso

para decirte: “¡Hola, Mireya!”,

 

Pero has pasado sin conocerme,

Y aquellos aros ya no los llevas,

Ni está tu casa en ninguna parte,

Ni yo soy pobre como antes era,

 

Ya mucho tiempo pasó de entonces,

De aquellos años ya nada queda,

Busqué mi casa y tampoco estaba,

como tampoco encontré tu puerta,

 

Quienes caminan junto a mi lado

Ven que la calle se halla desierta,

Es que no saben que existe un mundo

que es exclusivo de los poetas.

 

 

La callejuela del barrio humilde

Hoy la iluminas con tu belleza,

Y hoy son mis penas menos amargas

Gracias al dulce de tu presencia,

 

Pues pese al tiempo tú te quedaste

Aquí en un nicho de mi conciencia,

Y hoy vuelvo a verte rumbo a tu casa

Y alegre pienso: “¡viene Mireya!”.

______________

[ILUSTRACIÓN: CALLEJUELAS DE REQUENA. Carlos Giner. Galería de Arte Puerta de Alcalá. Madrid, España].

Publicado en Poesía | 5 comentarios

ODEBRECHT. Por: El Diablillo del Parnaso.


A cierto Gabriel García

Que nunca fue novelista

Le tenían su celda lista

Juez, Inpec y Fiscalía.

 

¡Qué ejemplo de picardía!

¡Qué personaje arribista!

Que el Hacedor nos asista

De topárnoslo algún día.

 

Sin embargo, en realidad

Cien años de soledad

Ya nadie paga en prisión,

 

Hoy se cumple reclusión

Con lujo, escolta y mansión,

Mujeres y… ¡ libertad !

 

Modelo, Barne o Ternera

Solo son para un cualquiera.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

VENCIMIENTO DE TÉRMINOS. Por: VAGO.

Publicado en Caricatura | 1 comentario